¡ Bienvenido 2019 !

Y bienvenidos, amigas y amigos, a la reapertura del sitio web desde el cual comunicarme con ustedes y en enlace a mis redes sociales.

Los sucesos internacionales, hemisféricos, a nivel centroamericano, y los graves desaciertos ideologizados de Política Exterior, deben ser sujetos de escrutinio por todos nosotros, ciudadanos dentro y fuera de El Salvador. Esos desaciertos impactan al país, a cada uno de nosotros, particularmente en términos de diferir y clausurar oportunidades de crecimiento y desarrollo económico-social. Incumplir los instrumentos internacionales de los que somos Parte como Estado de El Salvador -al no condenar violaciones a los Derechos Humanos en el entorno latinoamericano (violaciones perpetradas por gobiernos afines al FMLN) y no ir al fondo en el combate contra la corrupción por quienes están al frente de los Órganos del Estado- es el punto sustancial a rectificar desde el 1 de junio próximo.

Tareas que esperan son por igual: profundizar el aprovechamiento de los acuerdos comerciales con EEUU y la Unión Europea impulsando exportaciones que generen más y mejores empleos; abogar por la regularización de los salvadoreños con y sin TPS en EEUU; aprovechar las nuevas oportunidades de inversión verde que se abren para el país y Centroamérica bajo el Acuerdo de París sobre Cambio Climático; en otros pendientes.

Sigamos juntos los acontecimientos en la Política Internacional. Los invito a que estudiemos juntos los principales procesos a nivel hemisférico -sobre todo en la OEA- como en el Sistema de la Integración Centroamericana. Claves lecciones nos esperan conjuntamente para la rectificación inteligente, audaz, de la Política Exterior de nuestro querido El Salvador, a quien deseo -no como simple deseo navideño y de año- buen viento y buena mar por largo tiempo.