De la resistencia a la reconstrucción nacional

El gobierno de Bukele ha llegado a su fin. Cavó su tumba entre la irrupción militar a la Asamblea Legislativa y la “Billetera-CHIVO-bitcoin”. La resistencia ciudadana debe transformarse en un proyecto de reconstrucción y reconciliación nacional de la más amplia participación.

Por Dr. Napoleón Campos. Experto en RR.II. e Integración Regional

Publicado por Exclusiva Digital, El Salvador, Centro América

SEP 13, 2021

Tras el asalto militar -en febrero 2020- de Nayib Bukele en la Asamblea Legislativa, las primeras voces individuales y colectivas de resistencia ciudadana emergieron de inmediato. Días después, Congresistas europeos y estadounidenses expresaron su preocupación por este hecho gravísimo que rompía los Acuerdos de Paz.

Fue el principio de una camándula de violaciones a la Constitución. Bukele asumió su triunfo electoral legislativo como el aval para la concentración de poder y no como una histórica oportunidad para fortalecer el proceso democrático. El “Golpe del 1 de Mayo” retrató su ansia absolutista, exhibiendo su desprecio a una ciudadanía responsable con la Democracia y en interacción con la comunidad internacional sobre la base de los tratados y convenios de los que El Salvador es Parte.

La pandemia es el gran telón de fondo.Un estudio realizado por investigadores del INCAE y la City University of New York reveló que Bukele habría ocultado hasta el 90% de los fallecimientos por COVID-19. La revista inglesa The Economist reveló que durante la pandemia el exceso de fallecimientos en el país era de al menos el 500% respecto a la etapa previa al coronavirus.

Tan delicado es el patrón de compras anómalas e irregulares -US$ cientos de millones robados o despilfarrados- que optaron por encubrir la corrupción con el “Decreto Alabí” (05/05/2021), un candado para bloquear pesquisas tras haber destituido ilícitamente al Fiscal General y a Magistrados de la Corte Suprema de Justicia, y nombrado a sustitutos espurios.

La “Billetera CHIVO” con el bitcoin -un activo digital utilizado para lavar dinero, incluso por organizaciones terroristas- ha coronado este patrón de corrupción. Inventan una sociedad anónima a la que desvían millonarios recursos públicos y préstamos internacionales que el pueblo pagará temprano o tarde. En la operación CHIVO involucran hasta empresas eléctricas.

Finalmente, las revelaciones sobre un pacto de nuevo cuño entre gobierno y crimen organizado y las maras, es algo devastador para la confianza. Visitas de comitivas enmascaradas del gobierno al reclusorio de máxima seguridad y a hospitales públicos donde atienden a estos presos especiales, ponen la interrogante en el centro: ¿Cómo se le puede servir al pueblo desde la voracidad por apropiarse de los recursos públicos a toda costa?

La multicolor resistencia ciudadana emitió numerosas alertas de que estaban llevando al país al abismo, hoy estamos en el fondo de la barranca. Por ello, a partir de las marchas de este 15 de septiembre, en consuno con los 200 años del Acta de Independencia, la resistencia debe transformarse en un proyecto de reconstrucción y reconciliación nacional de la más amplia participación. Son 15 o más invitaciones a marchar, entre redes sociales, ciudadanos, gremios, estudiantes universitarios, organizaciones sociales, sector productivo, Colegio Médico.

1821 se incubó en la Intendencia de San Salvador desde el primer grito de 1811. Los historiadores -como la Dra. Elizet Payne- han descubierto que 1811 fue una genuina protesta comunal con el horizonte claro de romper los vínculos con España para dar vida a la libertad, la dignidad y la independencia: “No hay Rey, no se pagan tributos”, fue la principal consigna de nuestros sansalvadoreños.

La insurrección fue neutralizada bajo botas militares y conspiraciones, pero no aniquilada. El descontento retornó con fuerza como en 1814. Unas fuentes refieren que los rebeldes suscribieron y diseminaron la “Carta de San Salvador a los Pueblos”.

La iluminación de hace 200 años nos hace ver que Bukele ha cavado su propia tumba política: comenzó a cavar al irrumpir en la Asamblea Legislativa, su última palada es la “Billetera CHIVO-bitcoin”; su gobierno inepto, sin proyectos ni transparencia ha llegado a su fin. Y aunque el relevo formal sea el 2024, las voces colectivas e individuales más capaces y honestas deben orientar la reconstrucción y reconciliación nacional, forjar una nueva “Carta de San Salvador”, y ser los interlocutores responsables y legítimos ante el mundo civilizado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *