Entre la lista Engel y los talibanes

El segundo grupo de la Lista Engel, a lo ya dicho, será “un antes y un después” para Bukele ante el mundo y el pueblo honrado y trabajador. No movió un dedo para que se investigaran y procesaran a los del primer grupo: sus empleados, padrinos (José Luis Merino y Sigfrido Reyes), y su incondicional, Walter Araujo, un instigador de odio y violencia de género.

Por Dr. Napoleón Campos. Experto en RR.II. e Integración Regional

Publicado por Exclusiva Digital, El Salvador, Centro América

AGO 19, 2021

Karl Jaspers fue un psiquiatra y filósofo alemán del Siglo XX que enfocó las problemáticas fundamentales de la existencia humana. La existencia es existere. Es decir, emerger. La existencia es desenvolverse en situaciones, razonaba Jaspers. Hay situaciones generales, típicas. Pero también hay situaciones específicas configuradas por una determinación histórica y algunas de ellas son límite -aseguró Jaspers-, pues afectan sustancialmente a individuos y colectividades.

Las situaciones límite no son deseadas, están cargadas de sufrimiento para las personas y los grupos humanos. En las situaciones límite se debe luchar para vivir. El Salvador tiene fresca su última situación límite: la guerra civil precedida por medio siglo sin democracia y libertades fundamentales desde 1931 hasta la firma de los Acuerdos de Paz el 16 de enero de 1992 en el Castillo de Chapultepec, México.

El Salvador sobrevivió no sin un saldo catastrófico: decenas de miles de muertos entre militares y civiles; cientos de miles de desplazados internos y refugiados en el exterior; una más profunda degradación ambiental por las acciones bélicas (bombardeos, tierra arrasada, etc.); un violento sismo que afectó el área metropolitana de San Salvador en octubre de 1986; es decir, perdimos recursos de difícil o imposible sustitución.

Estamos a pocos meses de los 30 años de los Acuerdos de Paz y a pocos días de los 2 siglos del Acta de Independencia del Reino de España. Eran unas efemérides que El Salvador tenía que celebrar con más democracia, con más Estado de Derecho, con un prestigio robusto ante el mundo, y desde su institucionalidad enfrentar no sólo los problemas de desarrollo sino también la corrupción, las mafias políticas y el crimen organizado enquistadas en el Estado mismo.

El Salvador bajo la situación límite actual

La situación límite no deseada, que enfrentamos, es que todos esos problemas siguen allí, se han agravado durante el COVID-19, y Nayib Bukele ha taladrado la democracia y sigue violando la Constitución y las leyes secundarias. Gobierna sin brújula, cubriendo con un manto de impunidad la corrupción durante la pandemia, y exponiendo el país como lavandería de dinero con el disparate del bitcoin como “moneda de curso legal”.

Bukele y sus empleados se han agenciado sanciones que si bien comienzan con la Lista Engel no terminarán allí. La reconfiguración de la política internacional por la dictadura fronteriza de Daniel Ortega y los talibanes en Afganistán, empujan a que las sanciones venideras afecten a todo El Salvador, incluso hasta nuestros migrantes en EEUU.

Es de suma gravedad que los amigos de Bukele como China y Rusia sean también amigos de Ortega y de los talibanes. La franquicia #ElSalvador verá imposibilitada tanto la gestión de más bonos soberanos categorizados ya como “basura” por las calificadoras (Moody’s, Fitch) como de recursos para la estabilización fiscal ante el Fondo Monetario Internacional (FMI) quien le reprocha falta de transparencia y rendición de cuentas. Por cierto, el FMI ha cerrado el grifo a los talibanes cuando estaba a punto de transferir US$ 440 millones a Afganistán.

A Bukele se le acaba el tiempo para corregir

El segundo grupo de la Lista Engel, a lo ya dicho, será “un antes y un después” para Bukele ante el mundo y el pueblo honrado y trabajador. No movió un dedo para que se investigaran y procesaran a los del primer grupo: sus empleados, padrinos (José Luis Merino y Sigfrido Reyes), y su incondicional, Walter Araujo, un instigador de odio y violencia de género. Si tras la publicación del segundo grupo en el que estarán los “Golpistas del 1 de mayo”-entre diputados, fiscal y magistrados espurios- Bukele decide mirar hacia otro lado, no hará más que recrudecer la situación límite por él generada no para él, pues con sus lacayos saldrán del poder el 2024, sino para El Salvador.

La falla de Nayib Bukele es de origen, pues de nueva idea no tiene nada Luis XIV, rey de Francia, el del “El Estado soy yo”, quien -entre el culto a su persona y la instrumentalización del ejército, guerras interminables, y siropes de opio- murió de gangrena en 1715.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *